Almolonga, Quetzaltenango

Depto. de Quetzaltenango Destacados

Hortalizas Almolonga, QuetzaltenangoAlmolonga, Quetzaltenango, con este municipio iniciamos nuestro recorrido por el departamento, también conocido como Xelajú o Xela; otro bello departamento de la república de Guatemala. Los invitamos a conocer algo de la historia del municipio de Almolonga.

Del náhuatl. Significa lugar donde brota el agua, aduciendo a las fuentes termales con que cuenta. Originalmente se le conocía con el nombre indígena de Sakpoliah, y formaba parte del territorio de Otzoyá. El Municipio es de 20 kilómetros cuadrados, se encuentra a una altura de 2 mil 250 metros sobre el nivel del mar, y es cruzado por el río Chinamá o El Cañal. Es un fértil valle del departamento de Quetzaltenango, Guatemala.

Durante el periodo hispánico se conoció al poblado como San Pedro Almolonga, nombre oficial con que aparece en el antiguo índice del Reino de Goathemala. Cuando en 1,524 los españoles bajo el mando de Pedro de Alvarado invadieron por orden de Cortés el territorio situado al sur de México, encontraron una población numerosa, dueña de una civilización semejante a la de sus vecinos del norte, ocupando el centro del país los K’iches y Cakchikeles.

El municipio de Almolonga ya existía desde antes de la conquista de 1,524, pero se sabe que, San Pedro Almolonga fue adscrita a la ciudad de Quetzaltenango el 27 de Agosto de 1,839, de acuerdo con la administración o distribución que se hizo del territorio nacional, para realizar una mas lógica administración de justicia.

Conocido por el cultivo industrializado de hortalizas que abastecen el mercado nacional, y que tienen gran demanda en El Salvador. San Pedro Almolonga produce flores finas y ganado lanar además de las verduras, su principal producto. El 71 por ciento de su producción es agrícola, y se estima que la producción de verduras supera los Q150 millones anuales. El resto de su economía se inscribe en el comercio y la construcción.

Crédito de la imagen: transformacionesalmolonga.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *