Palestina de los Altos, Quetzaltenango

Depto. de Quetzaltenango Destacados

Paisaje de Palestina de los Altos QuetzaltenangoConozcamos hoy, algo de la historia de Palestina de los Altos, perteneciente al departamento de Quetzaltenango. Fue instituido como municipio el 18 de febrero de 1933, separándolo del municipio de San Juan Ostuncalco. Se sitúa a una altitud de 2,635 metros sobre el nivel del mar. Cuenta 1 casco urbano, 3 aldeas, 36 caseríos y 1 cantón.

Los indígenas lo llamaban Toj Suj, que consistía en un lugar sin habitantes, pues era un llano grande y plano que les servía a los dueños de rebaños para pastar sus ovejas, lugar atractivo por su posición y rodeado de montañas.

El terreno pertenecía al municipio de San Juan Ostuncalco y algunos indígenas de las aldeas de San Juan Ostuncalco establecieron sus ranchos, así como de otras aldeas como lo son la Aldea de Varsovia, de Monrovia y la Aldea Victoria, asentándose en la Joya, nombre que le dieron inicialmente a la Aldea El Carmen, estos eran ladinos que buscaban su mejoría; más adelante, en 1881, el Presidente, General Justo Rufino Barrios, ordeno a las autoridades de San Juan Ostuncalco a lotificar ese lugar para hacer una aldea.

Con el transcurso del tiempo la Aldea de El Suj progresaba, pues había Escuela para Varones, cementerio y en 1882 se inició a abrir la carretera que uniría a San Marcos con Quetzaltenango y así sucesivamente el Suj progresaría. Más tarde, siendo Alcalde de San Juan Ostuncalco el dinámico ciudadano don Pascual Monterroso oriundo de la Aldea Varsovia, se le denominó Palestina en recordación de la Tierra Santa; pero debido a que ya siendo municipio, más adelante se originaban problemas con la correspondencia ya que existe una finca llamada Palestina en jurisdicción de Coatepeque, y en 1952, Wilfrido Morales Rivera junto con su hermano Gregorio Morales Rivera realizaron gestiones ante el Presidente y con fecha 07 de febrero de 1952 se emitió el acuerdo en que se nominaba al pueblo como Palestina de los Altos.

En este municipio existen dos etnias las cuales son indígenas y ladinos. Entre los ladinos, la mayoría están casados, pero entre los indígenas solo existen uniones de hecho, aunque esto ha venido cambiando paulatinamente, ya que en la actualidad se están casando por la iglesia Evangélica, y regularmente las familias están integradas por abuelos, padre, madre e hijos.

La religión tradicional de la región se caracterizaba por prácticas sincréticas en las que se mezclan elementos simbólicos y rituales católicos con otros de origen maya. Se mantiene una jerarquía religiosa formada por los sacerdotes mayas completamente independiente de la autoridad eclesiástica católica. Dicha jerarquía dirige la vida ritual y religiosa de la comunidad. Todos los ritos y las principales ceremonias comunitarias y familiares se planifican de acuerdo al “tzolkin”, el calendario sagrado de 260 días. El conocimiento y uso del tzolkin se halla ampliamente difundido entre los habitantes de la región. Cada cerro, montaña, río u otros accidentes geográficos, tienen su nombre y un espíritu o dueño. Los sacerdotes mayas en sus ceremonias pedían el auxilio y la buena voluntad de estos espíritus, integrando armoniosamente su espacio ecológico dentro de sus vidas y de sus ritos. La tierra y todos sus accidentes están vivos y participaban espiritualmente en la vida de los hombres.

Las ceremonias en lugares sagrados localizados en cerros, montañas y ríos aledaños son parte importante del ritual. Cada sacerdote conoce los altares que debe visitar en cada ocasión: curación, agradecimiento, etc. Llevan ofrendas, copal, licor, candelas y las oraciones que recitan las cuales han sido cuidadosamente memorizadas cuando aprenden el oficio con sus maestros. Hay diferentes especialistas religiosos: sacerdotes rezadores, brujos, curanderos, comadronas, etc. Entre los sacerdotes existe una jerarquía según la edad, el prestigio y los servicios que hubiesen prestado a la comunidad. El sacerdote maneja la vida ritual de la comunidad con base en sus interpretaciones calendarías, el cuidado de los objetos rituales y el manejo de los asuntos políticos de la región.

La cultura Mam es una fusión de las culturas maya y europea, particularmente en su religión. Sus plegarias pueden invocar a Cristo, a un santo católico, a una deidad aborigen del día y a un guardián de la montaña o del río en el orden indicado.

El concepto que tienen de cualquiera de las deidades mencionadas, tanto de origen católico como aborigen, es una mezcla de creencias europeas y mayas. No es posible decir que el concepto Mam de Cristo sea católico, ni que el guardián de la montaña o del río sea una deidad maya, porque la fusión de elementos aborígenes y extranjeros es completa en todos los detalles. El resultado no es una religión indígena americana con un barniz católico, ni un catolicismo con muchos accesorios indígenas. La religión Mam es una forma que surge de la combinación histórica de dos religiones; es distinta de cada uno de sus componentes originales y es particular del Mam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *