La flor del amate

Destacados Temas de interés

Flor de amateNuevamente, cordial invitación para leer otro cuento guatemalteco, como siempre hacemos mención de Galeria de Cultura, ya que nos permite publicar este cuento de Alberto Fuentes Castillo.

Cuento # 2 : LA FLOR DEL AMATE
Autor : Alberto Fuentes Castillo
Tecleo y Glosario entre paréntesis : Darío Morán

LISANDRO, el moreno arreador de ganado, esa noche, en la hacienda «El Encanto», estaba con otros vaqueros fumando bajo las palmeras del patio, brillaba la luna lena, color de hielo.

Juan Alcalá, un vaquero listo, joven y burlón, dijo :
-Mire don Lisandro, si la Petra no le hace caso, es porque usted no busca el modo.

-¿Cual es el modo?, -contestó Lisandro.
-Pues consígase la «Flor de amate» y verá; ya con ella, amarrada en su pañuelo y puesta en el pecho, no hay «traida: (novia)» que le diga que no, ni hombre que le aguante a los reatazos :(puñetazos).
-¿Y donde consigo la flor de amate?

-Mañana martes, por la noche, vaya bajo el amate que está en la vereda que va a «Altamira»; y a medianoche, pone su pañuelo en el suelo y la flor caerá; entonces salga corriendo antes de que el Malo(El diablo) se la quite.

-¿Será cierto eso?
-¡Ya lo creo! . Vaya, nada cuesta probar.
-Voy a probarlo, -dijo Lisandro muy serio.

Ya no se habló más. Los dos hombres se quedaron pensativos, despúes se fue cada uno a su rancho.

Al día siguiente todos comentaban y decían que Lisandro, por amor a la Petra, iba a arriesgarse a ir por la flor del amate.

Petra, la guapa, lo supo, y su novio también. Ella hablando con él le dijo :
-Mirá Rito, no seás tonto, aunque Lisandro tenga la flor, no lo voy a querer, ni tampoco te voy a dejar a vos.
-¡Quien sabe chula, ya se han visto casos! A mi no me babosean.
Rito se fue malhumorado. Por la noche, no hubo plática en el patio; todos se acostaron temprano.

Lisandro algo nervioso se fue a la vereda que va a «Altamira». alumbraba la luna llena. Cantaban los grillos. Lisandro llegó bajo el amate; esperaría la medianoche.

Un gallo cantó en la lejanía. De pronto :un fogonazo y una detonación.
Rito, el novio de la Petra, cruzó el río; escondió la escopeta entre la broza(Tierra con hojas secas) y se perdió en la montaña…
Al día siguiente encontraron malherido a Lisandro; cuando vio a su amigo , Juan Alcalá, el vaquero, sólo pudo decirle :
La flor de amate, el Malo me la quitó…
FIN.

Crédito de la imagen: jardinesdelaoliva.wordpress.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.