El fontanero

Destacados Temas de interés

FontaneroFontanero: es aquella persona que se dedica a la fontanería o al mantenimiento de los servicios de agua potable, es decir, que realiza instalaciones y mantenimiento de agua potable, agua no potable, aguas pluviales y de aguas residuales en las casas de habitación, locales comerciales o industrias. El fontanero, es otro cuento que publica Galeria de Cultura y que con gusto los invitamos a conocer.

GALERÍA DE CULTURA
Sección «Ahí te dejo un tu cuento»
CUENTO #32 ¡¡¡Y terminamos el libro de Carlos Samayoa Chinchilla!!!
¡¡¡FELICITACIONES A TODOS LOS MIEMBROS ACTIVOS Y QUE LO TERMINARON!!!…y a los que no que se pongan al día para no perder el examen.
EL FONTANERO
Autor : Carlos Samayoa Chinchilla
Tecleo y Glosario por : Darío Morán

POR NATURAL bien ganado derecho era el dios indígena de las aguas que dormían aprisionadas entre las torres de calicanto [mezcla o zabieta antigua] de las alcantarías urbanas. Nota : actualmente se escribe : alcantarillas.

Vestido de parda jerga, [Material textil grueso de antes] sombrero de pedrada, descalzo, barbudo, como si la humedad hubiera hecho crecer sobre sus mejillas una rara variedad de musgo entrecano; maloliente como si jamás hubiera puesto sus morenas carnes en contacto con el precioso líquido que administraba a su antojo y «real gana» , iba por las calles y plazas de la sedienta ciudad capital envuelto en una melopeya [canción quejumbrosa ] : en la original melopeya del fontanero que rezonga y amenaza con sequías, al compás del tintineo con que bailan las llaves mohosas e innumerables que penden de su cintura.

Para iniciar la conquista de su favor arisco lo más indicado era llamarlo, no sólo por su nombre de pila-para que se diera cuenta de que a toda hora se le tenía presente-sino también con adjetivo cariñoso que fuera, como si dijéramos «en ancas» [ a lomos ] de su nombre :
-Mi querido señor Lenchito….Dichosos los ojos que lo ven…Figúrese que desde hace tres mortales días no está cayendo el agua y las pilas se están rajando…
¿Qué podrá ser…? Si usted quiere nos arregla eso en un dos por tres…¿No es verdad , señor Lenchito?

-No tenga tantita pena, niña Cristina, que yo le voy a echar su aguita en lo que se persigna. Con los aguaceros que han caído en los últimos días, se han anegado de lodo las cajas; pero yo dejaría de llamarme Lorenzo si dentro de un momento no está listo ese chapuz..[reparación sencilla y rápida, cosa fácil]

Y en seguida , cuando el arreglo ya estaba hecho y el agua cayendo y cantando desde lo alto de los búcaros [fuentes y lavaderos coloniales] , era costumbre gratificarlo con unas cuantas monedas, o con un galán tazón de chocolate y quezadillas de polvorosa, o hacerse el desentendido cuando el barbudo y maloliente dios menor de la mitología chapina resolvía hacer traición a su compañera de poncho, y cantinearse a la lavandera o a una de las muchachas «diadentro» [ las que hacían los oficios de limpieza y cocina].

Esta era la sabia política que la experiencia aconsejaba seguir, si se deseaba ganar la buena voluntad del señor Lorenzo Andrade (por mal nombre llamado Cutete [pequeño reptil inofensivo chapín] , fontanero del barrio de la recolección; pero aún así, días había en que el agua de que disfrutaba la casa de mis padres no resultaba suficiente ni para calmar la sed de un desvelado alcaraván…FIN.

Crédito de la imagen: diariodeunamujermadreyesposa.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.