Escenario

Destacados Temas de interés

escenarioDe la inspiración y pluma del escritor guatemalteco Edmundo Zea Ruano y gracias a Galería de Cultura, hoy los invitamos a leer el cuento Escenario y por favor, no olviden visitar la página de Galería de Cultura, en donde encuentran las instrucciones para la lectura de los cuentos que publican.

GALERÍA DE CULTURA
Programa » Aquí te dejo un tu Cuento…»
Comunidad Virtual de Lectores
Cuento #1 : ESCENARIO
Libro: Cactos. Autor: Edmundo Zea Ruano. Guatemalteco.
Compilación, Tecleo y Glosario: Darío Morán. Guatemalteco.
Leer y Estudiar el Glosario antes del Cuento.

GLOSARIO
Espejismos: ilusiones ópticas
Ixcanales: plantas del chaparral espinoso oriental de Guatemala.
Sombrerón: ser fantasmal del imaginario popular que le canta a las
mujeres bonitas de pelo largo y trensa el el pelo de las crines
de los caballos.

Manzanotes y Upayales: Arbustos utilizados para hacer cercos en los campos.
Guayacanes: árboles de madera fuerte del Nor-oriente guatemalteco.
Carague: fibras ventrudas que crecen en los ríos como el junco.
Siguanaba: ser fantasmal que aparece a los enamorados con cuerpo de
mujer y cabeza de caballo, del imaginario popular guatemalteco
Honda: arma artesanal de niños campesinos de madera y hule
resortera en otros países latinoamericanos.
Tunas: frutas de los cactos.

INICIO
ARDE la tierra en la hoguera del sol…, hondonadas, colinas, planicies adormitadas que se quiebran reverberando en espejismos a lo lejos…solo tienen el ropaje mendigo de las hierbas secas.
En la hirsuta maraña de los ixcanales se detienen los gritos del Sombrerón, nacidos de la garganta de los ecos, en el arreo de los ganados para el hombre ambicioso que supo hablarle en la boca de abismo de la noche y le firmó con sangre el pacto horrible.

Allá …bajo esmeraldas de palmas y caricias suaves de tules, bajo la protectora de los manzanotes y los upayales, el río sueña en remansos y en claras risas de espuma…el río de aguas tranquilas en el verano, bravías en invierno.

Es la sagrada región que habitaban aún no hace mucho, los verdaderos hombres.
Esclavos del deber, celosos cumplidores de la palabra empeñada…Campesinos que se prestaron espontánea ayuda en la lucha por la existencia, que se cruzaron el capital sin aspavientos notariales cumpliendo lo convenido con honor.

Hombres que fueron hidalgos y francos en la acción contra el enemigo, que supieron vivir : la conciencia tranquila y la frente alzada. Fuertes como los guayacanes que clavan sus potentes raíces en la tierra brava y dan al cielo la ofrenda de sus copas lilas con el calor de abril…

Región donde las niñas hacen dulce su instinto maternal con las rústicas muñecas de carague y los hombrecitos encauzan la inclinación con el improvisado fusil de rama seca.

Al entrar de la noche vuela sobre los campos la leyenda…Los ojos del Cadejo prenden brasas en el manto negro, el destemplado llanto de la Siguanaba y el chiflido del muerto son puñales en frío que se clavan hasta el fondo de las almas ingenuas, y atormenta el sueño de la aldea el tropel de la mula herrada que enciende llamas de fragua entre los cascos…

Y otra vez la mañana risueña y blanca…
Alegría en el rumor de la toma generosa, alegría en los cantos de la siembra y en el grito jubiloso de los chicos cuando al certero envío de las hondas de pita, las parvadas de pájaros dañinos al cultivo dejan en el surco la palpitante mancha de un recuerdo…y el día placentero quiebra su espejo en buganvillas y se da por los campos en las espigas de oro.

Pasando revista frente al Rey Sol los cactos están firmes. Unos ostentan la vejez en los penachos de canas, otros irguen la gallarda juventud, orgullosos y perpendiculares…

Todos defienden su uniforme armados con espinas.
Y como protestando sacrificio ofrecen a la altura, rojo de patriotismo, el corazón de sus tunas abiertas.
FIN.

Crédito de la imagen: Galería de Cultura

1 comentario sobre «Escenario»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *