Los padrinos del agua

Destacados Temas de interés

Los padrinos del aguaNuevamente nuestro blog se engalana con la publicación de otro cuento guatemalteco, escrito por Rafael Sea Ruano, y como siempre, nuestro agradecimiento a Galería de Cultura

GALERÍA DE CULTURA
Sección : «AQUÍ TE DEJO UN TU CUENTO……..»
Autor : Rafael Zea Ruano, guatemalteco.
Nombre del Cuento : LOS PADRINOS DEL AGUA
Glosario y Guatemaltequismos por: Darío Morán

Asignación Literaria para Miembros de la Comunidad Virtual de Lectores de Guatemala y del Club de Lectura GUATEMALA. Instrucciones via MC.

GLOSARIO
Talanquera: Puerta de palos y alambre, que se cerraba estirandola
e introduciendo un aro de alambre en uno de los palos que la sostenían. Aún se usan en las haciendas antiguas de Guatemala.
Agora: Ahora
Ivierno: Invierno
Rumbeya: aparece por el rumbo
Filones: flecos
Cenzontles: pájaros que en Guatemala se dice, llaman las lluvias de color café, por lo regular saltones para buscar comida.
Guachipilín: Árbol de madera dura, de la costa Sur en Guatemala.
Detrasito: Atrás
Madrecacao: Árbol de flores lilas, sirve para cercar en Guatemala florece durante meses de Semana Santa.
Esquipulas: Poblado en el oriente de Guatemala con una basílica del siglo XVI donde se venera al Cristo Negro de Esquipulas.

Inicio
LOS PADRINOS DEL AGUA

«Dedicado a nuestro Colaborador y Miembro del Club de Lectura Gilberto Méndez, de Esquipulas, Chiquimula, en la Perla de Oriente de Guatemala».
EL TRUENO levanta las talanqueras lejanas. Fresco juguetón el viento pasa sobre los campos reviviendo los montes.

-Agora sí ya es ivierno.
-Qué cosas. Apenas hace dos días que vinieron los Padrinos del Agua y ya el trueno rumbeya empujando las lluvias.
Los Padrinos del Agua, dos viejos indios conocedores de las necesidades de la raza, que acompañados de sus diez ayudantes-formando los doce filones del año-fueron hasta Esquipulas en viaje de rogación.

Fue cuando abril se quemaba en la últimas brasas.
Para que nadie interrumpiera su peregrinación dejaron el camino real, y bajo el mando de la noche se fueron tanteando las veredas.

Con la mañana, entre las manos suaves de la neblina montañera, el Santuario les dio luz para los ojos y alientos para el alma.

Ante el Señor de Esquipulas, entre murmullos de rezos y lágrimas de candelas, se elevó en el incienso la fe de la petición de sus hermanos : cosechas abundantes y tierra generosa.
Más tarde…el nacimiento, donde el agua brota cantarina y blanca y se desliza en hilos de plata bañando la corteza del suelo…luego es un arroyo, y más allá, más allá, la quebrada que ha de formar un río.

En el nacimiento se hizo la rueda.
Los doce meses-doce indios silenciosos-piden al Dios de las Aguas su protección.
Del ave llevada para el sustento del viaje dieron al borbollón los órganos internos.
Y es que el agua necesita alimento, pero algo que no jueguen las manos de los hombres.

Lleno el pecho de amor. La piel morena curtida de sol, tiene calor de fe. Quieren el bienestar de la raza.
Son los mismos que en la Semana Santa, en el Descendimiento de la Cruz, imploran al Redentor la bendición, su bendición para la tierra, y el agua para las siembras…Al oriente, al poniente, al sur y al norte, por todos los rumbos…Y que en la luz del sol se derrame su bondad sobre la tierra.

Hace dos días que regresaron.
Abril se despide en agonía tibia, y en las enramadas de los upayales los cenzontles inquietos están pidiendo el agua en tierna rogación de oboes melodiosos.
Viene el invierno.

En el corredor de la casa, don Felipe examina el viejo arado de guachipilín.
Mañana se llenará de surcos paralelos el terreno; detrasito irá el mozo dejando caer los granos de maíz y apelmazando con el pie desnudo la tierra negra generosa.
Y la voz amiga, desde patio vecino…¿Ya vamos a la siembra?
-Ya, que la cosa es buena.

Este sí es el ivierno. Y no se aflija don Chendo, si le falta semilla yo tengo bastante, y para algo somos amigos…
En el terciopelo azul del horizonte la amanecida reventó sus flores de madrecacao.
Los caminos del pueblo se llenan de trinos y de silbos, de canciones alegres con que se anuncia la tarea de la siembra.

Pájaros y labriegos entonan juntos su canto de esperanza…….FIN.

Crédito de la imagen: Galería de Cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *