Museo cafe La Luna

Ubicada en la 8 avenida 4-11 zona 1, a una cuadra de las 7 esquinas, encontramos al Museo Café La Luna. Donde se encuentra también la primera fábrica de Chocolate que ha deleitado a generaciones por más 113 años.

En este recinto de antaño, ha operado también una fábrica de artesanías y arte y entre otros proyectos que surgieron, existió una oficina que ofrecía sus servicios en mantenimiento de casas y edificios.

Un día de esos, en los que se va en busca de oro en otros senderos, don Raúl Izás descubre que el petróleo nace aquí, en su tierra, en casa de sus abuelos y quizá nos preguntemos…¿Petróleo?…
Es el chocolate que por más de un siglo se produce en esta fábrica.

Dicho chocolate se vendía al público para ser preparado por las familias en sus casas; pero, viendo que mucha gente no conocía el arte de preparar un exquisito chocolate diferente, nace la idea de ofrecer al público, un lugar donde viniesen a degustar su variedad en la preparación y disfrutar de un ambiente cálido, familiar y apreciar las piezas originales de la casa, como libreras, algunas mesas y objetos propios y de gran valor por la antigüedad y conservación que le propiciaron los abuelos y familia de don

Raúl Izás; que se alimenta con la idea de decorar más el ambiente a través de otros objetos que muchas personas estaban por desechar, por carecer para ellos, de valor cultural, viéndolos para sí, como chatarra, como cosas viejas, y es así, junto a la adquisición de estos bienes llenos del ayer, nace Café La Luna y abre sus puertas al público, el domingo 5 de mayo de 1,996 en un primer salón con 6 mesas decoradas con hojas de periódicos y anuncios que formaron collages para que la gente tuviera la oportunidad de leer en ellos parte de la historia, mientras se les servía su orden favorita.

Las familias y personas que comienzan a visitar el Café son inspiradas a traer sus piezas de antigüedad para que sean conservadas en este lugar, entre ellas, los zapatos de abuela, la máquina de coser…y de gran historia llega también la máquina registradora del ya desaparecido SUPER MERCADO LA SELECTA, dejando estos preciados objetos bajo la tutela de la cafetería, pasando a ser parte de su decoración. El café, tiene entonces un cambio y se convierte en Museo y fue declarado así.

La Cuna de la Cultura recibe pues, al MUSEO CAFÉ LA LUNA, un museo de gran aporte cultural, que goza de mucha especialidad y calidez, en el que los visitantes conviven y conocen objetos, todos bañados de la historia de quetzaltecos ilustres: zapatos, libros, fotografías, cámaras, armas, monedas, envases, tarjetas, perfumes y mucho más, para ver, conocer y recordar.

La pieza más antigua que el museo posee, es un libro de medicina, que data del año de 1,500, escrito en latín, que encierra gran valor para don Raúl, el cual fue donado por una persona a este santuario cultural.

Otra pieza que ufana mucho, es la victrola, donde se puede escuchar la canción original de Luna de Xelajú, en la propia voz de Paco Pérez, nuestra melodía representativa, y que han venido a grabar y de la cual se han hecho tomas porque es una riqueza de muy alto valor sentimental y que otorga un honor especialísimo, el poderla escuchar y mantener viva la voz de Paco Pérez, en un disco que él grabó, luego de que ganara el concurso en la TGW de Guatemala, siendo este disco, el objeto más representativo.

El marco cultural de Museo Café La Luna, se amplía con el surgimiento de las primeras actividades culturales iniciando con Fernando Juárez y unos músicos procedentes de Salcajá; el grupo llamado Hacha Waira en el año de 1,998, quienes amenizaban con gran entusiasmo e inspiración y quedó constituido que, todos los miércoles se presentarían a tocar en vivo. La aceptación del público visitante, lleva a la ampliación del local del Museo Café.

Uno de los eventos más sorprendentes, es el de un australiano, quien, con una flauta dulce, se presentó y solicitó permiso para venir a ejecutar su instrumento durante su estancia en nuestra Xelajú. Este peregrino, asistía a una escuela de español y durante una hora venía a deleitar a los comensales con su flauta dulce en el patio que, entonces servía de escenario, y ante el público que asistía a escucharlo, él se sentía realizado.

Y así, a lo largo de los años, han desfilado artistas de toda talla, entre ellos, un músico, que venía en silla de ruedas, debido a que la diabetes, le había arrebatado sus piernas; él venía siempre, acompañado de su guitarra. Jorge Jorgelli, quien perdió la vista, venía a cantar, y así, se fué dando la variedad de música, entre ella, la trova y más. Mercedes Blanco, una cubana, vino a hacer
teatro a este escenario y cautivó la atención de muchísima gente, que venía a disfrutar sus presentaciones.

La afluencia de artistas, de diverso talento, va inspirando el sueño de crear un teatro, que se entreteje en el esfuerzo y el ahínco y florece a la realidad, abriendo sus puertas a nuevos horizontes un miércoles, 23 de junio del año de 2,010, dando así, un mejor espacio al artista y a su público, el cual recibe el nombre de: TEATRO LA LUNA.

En el año de 2,004, llegó un titiritero argentino a realizar sus presentaciones y cautivado por la belleza del entorno y la calidez de tan selecto público, volvió a visitar el Museo Calfé, el recién pasado jueves 20 de junio de 2,013 para compartir nuevamente en este remanso de cultura y arte culinario.

La casa que alberga el Museo Café La Luna, tiene sus propios nahuales, que en varias ocasiones, han sorprendido a algunos visitantes. Se han hecho investigaciones acerca de que, si alguna familia antecedió a los abuelos de don Raúl viviendo en esta casa en el pasado, porque hay personas que han advertido la presencia de la silueta de un personaje con sombrero y la de una señora, pasear por las estancias y se han asustado. Se dice que, estas presencias son los espantos de la casa…son sus nahuales…y, este enigmático presente, nos da respuestas sorprendentes, ya que, ha habido, 3 intentos de robo y aún estando dentro los ladrones, no pudieron robar nada, ya que al ver las sombras, se asustaron y salieron sin llevarse absolutamente nada y las interrogantes surgidas acerca de que, otras personas hallan habitado este recinto en el pasado, se aclaran al contarnos don Raúl, que su abuelo, don Antonio Chávez Morfín, fue quien construyó la casa en el año de 1,898 y nadie a la fecha, ha fallecido aquí.
La misión y visión que MUSEO CAFÉ LA LUNA promueve, es tener un espacio dilecto, bohemio, donde se pueda degustar un buen chocolate, saborear deliciosos platillos, recetas del altiplano y más que todo, hacer amigos.

Dentro de sus expectativas están: conservar las piezas que se tienen, aumentar su número y poder iniciarse en un rol de presentaciones de libros que posee don Raúl, en un número de 1,500 aproximadamente, escritos por ilustres quetzaltecos y abrir contactos, promover clubes de lectura sobre esta clase de libros y hacer presentaciones de las 5,000 fotos de nuestra amada Xelajú, que se tienen; realizar temáticas, presentarlas a estudiantes y personas; involucrar más el tema del teatro con el café, pero que la gente comprenda que, el teatro, es un espacio cultural donde se pueden nutrir, apreciar edificarse y crecer, pero, no mezclar el ir a comer durante una actividad cultural.

Existe el ofrecimiento de uno de los Síndicos de Cultura, que labora en la Municipalidad de Quetzaltenango y es el Licenciado Carlos Pereira, quien pretende enunciar que este lugar, sea declarado como Patrimonio Cultural de la Ciudad, por todos los aspectos que encierra y que son mucho mayores que los que posee el Museo de Quetzaltenango, que lamentablemente, sufre de muchos descuidos y afirmar su imagen con este sello de patrimonio que ya posee por su naturaleza, en cuya estancia, don Raúl Izas, es albacea de los objetos que las personas traen a este santuario de cultura, teniendo la seguridad de que, aquí son cuidados y que se perpetuarán en la historia.

Esperamos que en el mes de octubre, en la celebración del aniversario de nuestra ciudad, se logre obtener el Título Oficial de PATRIMONIO CULTURAL DE LA CIUDAD al MUSEO CAFÉ LA LUNA.

Possibly Related Posts:


adminDestacadosPoesíaantigüedades,Museo Café La Luna,Paco Perez,Quetzaltenango,Super mercado La selecta,Xelaju
Ubicada en la 8 avenida 4-11 zona 1, a una cuadra de las 7 esquinas, encontramos al Museo Café La Luna. Donde se encuentra también la primera fábrica de Chocolate que ha deleitado a generaciones por más 113 años. En este recinto de antaño, ha operado también una...