El incendio del manicomio de la avenida Elena (1960)

Destacados Guatemala de antaño

Incendio manicomio avenidaE lena 1960A partir de hoy, y gracias a Dino Bravatty Galicia, estaremos publicando Historias guatemaltecas de antaño.

Una de las peores tragedias que tuvo Guatemala fue en la década de los años sesenta fue sin lugar a dudas el incendio del Manicomio de la avenida Elena de la zona 1 del Centro Histórico de la ciudad de Guatemala.

Dicho Centro Psiquiátrico estuvo ubicado sobre la 12 calle entre 1a. avenida y avenida Elena de la hoy zona 1.

En dicho centro había más de doscientas personas la mayoría enfermos mentales aparte de Monjas y personal médico.

Dicho manicomio funcionaba en una casona de fabricación antigua y era de esquina. Los días fueron pasando, y llegamos a la fecha 13 de Julio de 1960 una noche trágica que muchos abuelos lo recordaran.

Ese día, todo fue tranquilidad para los habitantes de la ciudad de Guatemala.

La sexta avenida de la zona 1 en algunos almacenes ofrecía los famosos radios Philips, de dos bandas de onda corta de tubos, Radiolas de Discos de acetato, fonógrafos televisores, marca NEC, RCA Víctor, y Beltek de grata recordación para algunos que sabían de buenas marcas.

En otros almacenes ofreciendo ropa importada de Europa así como peinados abultados para muchas damas en algunos salones de belleza en algunos puntos del centro de la cuidad.
La música norte americana estaba de moda y el Rocanrol era la fiebre para muchos chapines y la estrella del momento era Elvis Presley.

Pues bien, ese día como indicamos el Manicomio reinaba aquella tranquilidad, algunos enfermos mentales tomando el sol otros deambulaban por los callejones de dicho centro y los que eran agresivos los tenían aislados de los demás.

Pero nadie sabía que la muerte estaba merodeando esa mañana del día 13 de Julio.
Como a las once de la noche según comentaron algunos que escucharon un fuerte estallido que sacudió dicho sector.

Cuando se dieron cuenta, el manicomio se quemaba y ardía como hoguera, y los enfermos mentales ardían en llamas irremediablemente.

Aquello era un infierno en vivo, gritos desgarradores se escuchaban en su interior de aquel manicomio que horas antes había estado en sana paz.

Una bomba incendiaria tipo Molotov había sido lanzada por un desconocido que se esfumó como por arte de magia por aquella solitaria calle.

Esto provocó un corto Circuito en el sistema eléctrico el cual consumió por completo dichas instalaciones.

Las fuerzas de seguridad llegaron al lugar pero no dejaron entrar a ninguno por el incendio que era muy complicado por la magnitud del fuego.

Bomberos Voluntarios trabajaron toda la madrugada apagando el fuego pero por algunos productos inflamables que se guardaban en dicho manicomio el fuego agarraba más fuerza.
El fuego por fin se apagó hasta las 7 de la mañana, del día siguiente. Vecinos y bomberos principiaron a entrar al lugar donde había sido el siniestro.

El cuadro era impactante, cadáveres completamente, Carbonizados se veían en todos los rincones de dicho Hospital de Locos. Aquello era indignante para muchos ,220 personas habían muerto en aquel incendio.

La población de Guatemala repudiaba aquel hecho, diversos medios daban la trágica noticia de ese espantoso incendio donde murieron dichas personas.

Gobernaba en ese entonces el Presidente Miguel Idígoras Fuentes (1958-1963) quien muchos contrarios a su Gobierno lo tildaba por este hecho.

Aquella tragedia, contaban algunas personas que había sido mandada por enemigos del propio Gobernante.

Muestras de dolor y llanto de parte de vecinos y curiosos cuando vieron como fueron sacando los cuerpos hechos Carbón de aquellas víctimas que eran apiñados a lo largo de la avenida Elena y primera avenida.

Era imposible reconocer a los fallecidos por estado en que encontraban.
Muchos familiares de los enfermos mentales llegaron pero no tuvieron respuesta de las autoridades porque todos habían fallecido y no hubo sobrevivientes.

Los cuerpos fueron llevados a la morgue del Hospital General para necropsia respectiva.

El entierro de las víctimas
.
El gobierno de Guatemala se hizo cargo del funeral de las víctimas y se compraron los ataúdes.

Una empresa reconocida en Guatemala, prestó tráileres para el traslado de los cuerpos al Cementerio General.

Aquel entierro fue masivo de gente

A lo largo de la 20 calle de la zona 3 venían ya los tráileres que en sus plataformas traían las cajas apiñadas con los restos carbonizados de las víctimas bien sujetadas por supuesto.
Y poco a poco los tráileres fueron entrando al interior del Cementerio General ante aquella multitud de personas que habían acompañado al sepelio de las víctimas.
Como no había nichos disponibles en el cementerio General para sepultar tanto muerto y evitar una epidemia los cadáveres fueron trasladados al lugar conocido como la Isla donde tractores de la Dirección General de Caminos del Gobierno de Guatemala abrieron fosas para el enterramiento de dichas víctimas.

El entierro fue el 15 de julio de 1960 a las tres de tarde y todavía eran las once de la noche y llevaban como la mitad de cadáveres sepultados.

Los últimos tres cadáveres fueron sepultados a las 7 de la mañana del día siguiente.
Después del sepelio de las víctimas hubo manifestaciones de parte de la población de Guatemala pero no hubo respuesta alguna.

Jamás se supo cómo fue realmente este hecho, ni quien fue el que lanzó la Bomba incendiaria o simplemente fue un corto circuito.

Hoy a 57 años de aquella tragedia este caso se quedó en el misterio para siempre.

Fin.

Escribió y publicó:
Dino Bravatty Galicia
Escritor guatemalteco
Hemeroteca Nacional
Sec. 47 Libro 405 página 4.
Historias urbanas de Guatemala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.