Disculpa poeta que también yo tome la palabra,
hablo el Río Colorado,
río que irriga los surcos y campos de mis tierras de Arizona.
Deja que te diga que en ese eterno dormir,
de rocas y lagartijas.
De serpientes cascabeles.
Escorpiones,
y nocturnas lechuzas que cuidan el silencio,
ese donde se esconde la soledad de las arenas.
Se esconde la ausencia del bullicio,
como huyendo de la envidia,
la misma que es amante, concubina del egoísmo.

Fragmento del poema Yo no vengo a pedir piedad

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.