Ahí aliviaste tu sed por los encantos.
Ahí reposaste la sed de tu cansancio.
Esos ríos jornaleros poeta,
son los que alimentan la luz de los luceros,
esos que a Honduras y Nicaragua
les pintan desde el mundo de las estrellas,
con sus cabellos peinados en hilos de plata.

Fragmento del poema Yo no vengo a pedir piedad

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.