Esto es lo que yo darte puedo,
mas imagino que cuando en el Bio Bio
tus pies descansaste en el correr de sus Chilenas aguas,
pudiste encontrar la memoria de los follajes,
en el navegar de hojas titubeando su llegada al océano.
Hojas pintadas de nieve que alumbran
la profundidad de otoños e inviernos extranjeros.

Fragmento del poema Yo no vengo a pedir piedad