Ahora vienes a mi, cuando tu cuerpo de guitarra moldeado luce gastado, y traes tus cuerdas en canas blancas que resuenan contra un espacio hueco como tus dientes, engañados por un rojo pintalabios, que quiere ocultar la palidez de una piel que fue canela.

Fragmento del poema: Mi señora de los 15
Autora: Isamar De León
Derechos reservados