La noche se vistió de gala, la poesía hizo acto de presencia para llegar a todos los rincones del mundo.

Salvador Troccoli no permitió disfrutar de las letras de Soledad, María Esther y de nuestra compatriota, Sandra Méndez.

No cabe duda que hemos sido privilegiados, al tener la oportunidad de escucharlas y escuchar también la poesía de Sal Troccoli.