No más respeto a los ancianos en la garita de USA

Por Sal Troccoli.

negorlenelpoeta@gmail.com

Como siempre buen dia mis lectores, esta vez os traigo en mis letras las anomalías diarias en el paso de peatones rumbo a San Luis Arizona, mis letras se empanan en la tristeza, que es la que habla por las situaciones de que e sido testigo y uno de los abusados también.

Todo empieza así: en junio 3 fui a la clínica en San Luis Arizona a recoger unas medicinas y al llegar a la línea divisoria y en la primera entrada me encontré con un anciano de 91 años de edad y a quien los emigrantes no le permitían la entrada al país, razón que él dijo que por favor lo dejaran pasar pues no podía estar parado por mucho tiempo y que su cita con el Dr. la tenía en media horas y esa cita era en la misma clínica donde iba yo.

Me acerque y les dije que yo también tenía problemas en mis piernas, razón del porque no iba hasta el final de la cola de más de dos cuadras y media, también le hice ver que los ancianos ya mayores teníamos el derecho y no privilegio y ese era la prioridad de no hacer la inmensa cola y lo digo le dije, por la razón que desde el año 77 que yo llegue por esta frontera, ese derecho a existido siempre para nosotros los ancianos.

CARVAJAL era el apellido de este oficial y con otro mexicoamericano que ese día vestía pantalón corto y quien respondió al anciano de 91 años de edad, que si quería le llamaban una ambulancia y así no tenía que esperar, a lo cual yo le pregunté si era una broma o que, e inmediatamente Carvajal me respondió, que me callara la boca, pues no estaban hablando conmigo,

Lo que pasa le respondí oficial eso es una falta de respeto a un anciano de esa edad y a mí también, pues soy un anciano más y porque no nos lleva a la oficina con su jefe y ahí hablamos que usted esta equivocado.

Después de unos 20 minutos de espera le dije al otro anciano, sabe usted, que ahora que lleguemos a la oficina voy a pedir hablar con us supervisor y pondré una queja por el trato tan bajo, que estos dos oficiales nos dieron, quiere ir usted conmigo.

Se me quedó viendo y solo me respondió, quiero ver si llego a mi cita con el Dr. ya no tengo tiempo y otra cosa lo único que conseguiré es que me traten peor la próxima vez, bueno le conteste, pero yo si iré y así fue, después que el oficial que chequear mi entrada, le dije que necesitaba poner una queja por mal trato de dos oficiales y a lo cual es salió de su oficina, amablemente me llevó a un cuarto y me dijo siéntese aquí, que ahora vendrá un superior y así fue.

Diga usted en qué puedo servirle me preguntó un oficial Anglo y de muy buena manera, de apellido Shnyder y con 2 letras antes de su nombre y que no puedo recordar, pues le conté lo sucedido y el con un semblante que no demostraba satisfacción, me pregunto y si mi queja la pudiera escribir y lo cual lo hice en inglés y español, las entregue pero antes le di las gracias por su buena atención, seguí mi camino y como a 4 cuadras encontré al Anciano de 91 años que venía enojado pues perdió su cita con el Dr. valla a la oficina otra vez y pregunte por el supervisor Shnyder y le dice yo soy el Sr. de 91 años que perdí mi cita por culpa del oficial, pues me voy para allá me respondió y se fue.

Y lean mis lectores como es la vida, dos días después tuve que regresar a ser unas diligencias en San Luis Arizona y al tiempo que llegó a la frontera y al lado de una Sra. De unos 86 años, juntos enseñamos nuestras micas y el emigrante de apellido PARRA, inmediatamente nos dijo, ustedes dos se van hasta el final de la línea, pues no veo que sean algo especial para no hacerla y me le quedé viendo y le respondí, Sabrá oficial que porque vamos a ir hasta el final de la línea si nunca ha sido así, yo cruzo esta frontera desde 1,077 y siempre a existido ese derecho para los ancianos, rápido me respondió cállese y vallase a la cola.

No pienso hacerlo y según veo con usted no se puede hablar y rápido me respondió cállese que el único que tiene derecho hablas aquí soy yo, yo soy la LEY y luego la mujer de origen Anglo y contaminada con el despotismo el oficial PARRA, en una manera grosera nos repitió que nos fuéramos al final de la línea y al instante les respondí, pues saben que arrésteme por tratar de defender mis derechos de anciano, de ciudadano y de anciano, si este que su vida dedicó a trabajar en la construcción de esta nación, como asi la Sra. que ustedes le perdieron el respeto, en eso vio su reloj y digo a la gente pasen pero a mí no dejó pasar y lo hizo hasta el final unas 48 personas lo hicieron, no les parece ridícula acción, ni que fuera mi maestro de escuela.

Pues si encaso el Jefe de las Oficinas de migración en San Luis Arizona, lee estas letras, le hago saber que es tristeza ver la falta de respeto en muchos de sus oficiales y en especial en la mayoría de origen mexicoamericanos, no se trata señor que nos reciban con una copa de champán, no se trata que nos den un abrazo, se trata únicamente que se comparta un humano trato, esta vez yo como responsable de estas letras les hago ver, que la ignorancia no se adueña por de ser hombres de ley, se adueña por el poco estudio y el poco conocimiento de ser humanos y dar el respeto a quien se lo merece, pero que no lo mendiga pues cuando estos ancianos llegan a ustedes no lo hacemos con la intención de hacerle daño a nadie, únicamente dar un buen dia y seguir nuestro camino.

Creo que el sentimiento de repudio hacia la gente de México y que es del presiente TRUMP, está contagiando a mucha de esta gente, a tratar con ese estúpido desprecio pintado de racismo y de falta a los derechos humanos y que con tristeza han contagiado a oficiales mexicoamericanos, que rápido se olvidan que un dia fuimos paisanos y que fácil olvidan que EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ.

Pues mis lectores como siempre que la vida les bendiga y recordemos que todos somos hijos de la madre tierra y a respetarnos los unos a los otros.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.